Políticas corporativas que motivan

Regresa el tiempo unos 10 o 15 años y recuerda las políticas corporativas de la mayoría de las empresas.   

Códigos de vestimenta rigurosos, viernes de tiempo completo, sanciones fuertes para los retardos, situaciones complicadas para las mujeres embarazadas, un sin número de políticas cuyo objetivo era controlar al 110% al empleado convirtiéndolo en un esclavo de las reglas. 

Actualmente, es cada vez más común sentir mayor flexibilidad en el trato con el personal.  Estos cambios atienden a una evolución del mundo empresarial, sin embargo no suceden por contar con directores de Recursos Humanos más “alivianados”, son más bien decisiones que buscan fortalecer de manera inteligente la relación empresa–empleado. 

Por otro lado, mejorar estadísticas relacionadas con disminuir la rotación de personal, incrementar la puntuación para calificadoras de ambiente laboral, contar con una propuesta laboral atractiva de acuerdo al mercado etc. Estas razones, bien atendidas, pueden generan beneficios para ambas partes, cumpliendo con las necesidades del empresario al mismo tiempo que tendremos empleados que se sienten más libres y considerados como seres humanos.  

Para contar con políticas y códigos que verdaderamente les hagan sentido a nuestros empleados, hay que analizar el perfil de los mismos. ¿Qué motivará más a mi personal de acuerdo a su sexo, situación económica y edad?  No se trata de liberarlos del yugo por lograr mayor empatía, sino por brindar de manera responsable aquellos beneficios que verdaderamente valorará y se adecuan más a su realidad.  

Créeme, el empleado reconoce al patrón que le brinda mejores condiciones y sabe que para mantenerlas vigentes, debe ser corresponsable y más atento de las necesidades, circunstancias y objetivos de la empresa, obteniendo por ende, colaboradores  más comprometidos y dispuestos a realizar un trabajo eficiente y productivo.  

Hay tres tipos de políticas corporativas que vale la pena revisar: las que mejoran el ambiente laboral, las que promueven entornos saludables y las que favorecen a la familia del trabajador.   

Enumero algunas ideas que pueden ayudarte al generar o revisar las políticas del personal.  

  • Condiciones especiales para la incapacidad por maternidad (tiempos extendidos con condiciones especiales, horarios corridos o de medio tiempo e incluso apoyo de guardería) 
  • Políticas de home office mejor establecidas (muy acorde a nuestros tiempos post pandemia) 
  • Abrir canales claros de comunicación y retroalimentación al alcance de todos 
  • Incluir la política de puertas abiertas en mandos intermedios y directores 
  • Promover actividades de integración con los equipos de trabajo 
  • Políticas de vestimenta y horarios más flexibles 
  • Facilidad para continuar estudiando y preparándote 
  • Fomentar planes de carrera y desarrollo de talento 
  • Instalaciones o programas que fomenten el deporte, hábitos alimenticios sanos y el crecimiento personal del empleado 
  • Espacios de descanso o distracción con elementos lúdicos  
  • Cuidado por brindar un espacio de trabajo con condiciones óptimas para el trabajador de acuerdo a sus funciones  

Algo trascendente al hacer la revisión de este tipo de políticas,  es que el trabajador lea en tus acciones una sincera preocupación por mejorar su calidad de vida. Darle peso a este factor de manera transparente, hablará de una empresa congruente y genuinamente preocupada por su gente. 

“El desarrollo humano y organizacional es mi quehacer desde 2012 hasta la fecha.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *