Controlando el stress laboral

El Stress es uno de los principales enemigos del hombre. Diversas disciplinas médicas, psicológicas y alternativas le prestan mucha atención, considerándolo un tema de cuidado y que fácilmente puede crear descontrol en la persona. 

Se muestra como una sensación de carecer de la capacidad para controlar los retos diarios. Poder completar o enfrentar aquello que lo provoca, representa un sobreesfuerzo para la persona que lo vive. Aparece con respuestas tan diversas como angustia, inadaptabilidad, ansiedad, irritabilidad, llegando en extremos a causar síntomas físicos tan fuertes como dificultad para conciliar el sueño o inclusive la hipertensión.  

La mayor fuente de stress es psicosocial, lo que provoca hiperactividad cerebral que nos dificulta estar conectados con nosotros mismos y nuestras capacidades.  Los generadores de estos síntomas son demandas sociales, la competencia y las presiones de trabajo.  

Existe el stress positivo (Eutrés) que básicamente, reta a la persona a sacar lo mejor de sí. Este ayuda a mantener la mente abierta y activa. Bien entendido, es un disparador creativo.  La cara opuesta es el Distréss. Este aparece como una carga para nuestro organismo que no alcanzamos a asimilar, la cual tarde o temprano, desencadena un desequilibrio fisiológico y/o psicológico que termina minando nuestra productividad.  

El stress debiera manejarse al igual que una emoción. Primero, hay que distinguir que lo dispara. Una vez identificado, es necesario encontrar un mecanismo para aminorarlo al grado que sea manejable, esto con el fin de no reaccionar o explotar ante la presión recibida, para entonces con mayor serenidad, encontrar la mejor manera de atacarlo sin que traiga a nuestra vida problemas de salud mental, emocional y física.  

Te propongo mecanismos para disminuir la intensidad del stress y poder visualizar una solución a profundidad: 

  • Respirar: Aunque suena simple, es la forma más fácil para retomar el control. Si puedes complementarla con alguna técnica de meditación, aún mejor. Para temas laborales, recomiendo la Meditación Trascendental, es una herramienta que te ayuda a reabastecerte de energía, paz y descanso de forma rápida. 
  • Breaks: Dedicarnos durante muchas horas ininterrumpidas a nuestras labores, es un disparador sin igual para el stress. Por eso sugiero de tiempo en tiempo hacer pausas, estas te ayudan a recargar batería y recuperar la concentración de una manera más rápida.  Usa el Método 45×15.  Consiste en dedicar 45 minutos ininterrumpidos a sacar adelante nuestro trabajo sin interrupciones para continuar con 15 minutos para despejarse, ir al baño, devolver llamadas, etc. 
  • Ejercicios Bioenergéticos: Existen ejercicios interesantes para liberarnos de emociones sobrecargadas que nos impiden seguir adelante, estos los puedes conseguir con maestros Yogi, terapeutas Gestalt o algún centro holístico. 
  • Hace poco encontré una terapia que me ayuda a mejorar mi concentración, enfoque y paciencia.  Coloca piedras de diferentes tamaños y pesos una encima de la otra sin que se caigan, formando una escultura monolítica.  Además de sencillo, puede servir de ornato en tu lugar de trabajo.  

Practicar estos ejercicios no cortará de tajo el problema origen, solamente te colocan en un estado de mayor autocontrol para que una vez sereno, tomes la mejor acción para mantenerlo a raya el mayor tiempo posible en tu vida.

“El desarrollo humano y organizacional es mi quehacer desde 2012 hasta la fecha.”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *